jueves, 19 de diciembre de 2013

EL SER HUMANO ES INFINITAMENTE VALIOSO (ALGO SOBRE MI EXPERIENCIA EN UN CURSO SOBRE DERECHOS HUMANOS Y VIRTUDES).




Ahora que me encuentro en Guadalajara ya casi desempacado de mi viaje a Monterrey, Nuevo León; en una de las pantallas de mi mente se encendió el recuerdo del auditorio de un edificio del TEC de Monterrey llamado “La Choza.” Auditorio  donde, junto a compañeros profesores de muchos campus de esta institución donde laboro, participé en el curso “Teaching human rights in theory, in organizations, and in societies –why rights need virtues and virtues need righsts”. El curso fue dirigido por el Dr. David T. Ozar, del departamento de Filosofía de la Universidad de Loyola de Chicago. Este magnífico exponente del consecuencialismo supo explicar a profundidad, y de manera brillante,  aspectos relevantes para el fenómeno ético y entre los cuales aprecié mucho cuatro de ellos:  1) Analizar los problemas desde las relaciones humanas, resulta de mayor interés que enfocarse en los valores. 2) El horizonte de la dignidad, aunque interesante, se queda  corto ante la perspectiva de considerar al hombre como pleno de valía infinita (concepto este último que compagina con mi mirada sobre los seres humanos gracias a mis lecturas no tanto de Bentham ni de Mill, sino de la realidad compaginada con la filosofía de Emmanuel Lévinas) por consecuencia, no podemos reducir los hechos bajo la concepción de dignidad. 3) Los consecuencialistas sopesan las reglas y eligen las que agregan mayor valor. 4) La verdad es plenitud de la actividad humana de acuerdo con la razón.

Durante los tres días del curso, me tocó compartir la mesa de diálogo con los profesores Belinda Jiménez (del campus Monterrey), Carlos Cerda (del campus Guadalajara) y Raúl Godínez (campus Monterrey)  y entre los diálogos, conservo nítidamente en mi memoria aquel con respecto a cómo impartimos la cuestión de los Derechos Humanos en el aula.

En el penúltimo día tal vez porque el hombre es infinitamente valioso y, por consecuencia, el Padre Bueno es de infinita acción (en compaginación con el Dr. David, cuya idea de Dios en nada se parece al estaticismo pregonado por Platón) se me aproximó un venado al que bien pude tocar, pero preferí acariciarlo con este corazón tan indispensable también para pensar.
 



 
 

sábado, 14 de diciembre de 2013

EL ESPÍRITU DE ANTONIO VIVALDI REVOLOTEÓ Y VOLÓ EN LA CEREMONIA DE GRADUACIÓN EN EL TEC DE MONTERREY, CAMPUS GUADALAJARA, HOY 13 DE DICIEMBRE DE 2013.

El hecho de que las graduaciones en el TEC iniciaran dejándose escuchar,  de Antonio Vivaldi, el Concierto para Mandolina en Do Mayor. RV 425.Tiempo I, me hizo recordar la película de Francois Trauffaut, “L´enfant sauvage”  (El niño salvaje) donde en su fondo se hilvana este tema musical con lo propio de las partes contundentes del  “Concierto para Flauta Piccolo en Do mayor”, del mismo autor. En la historia narrada en esta película,  al niño “salvaje” se le quiso imponer lo salvaje (en verdad se trata de hechos registrados ante el niño salvaje de Aveyron; hechos mundialmente dando de qué hablar tanto a la antropología como a la pedagogía) de un horizonte educativo sin ojos para ver la alteridad (al respecto, te invito a leer mi artículo titulado “La diversidad humana nos libra de quedar  pendiendo de la nada"). Menos mal,  en este centro universitario –donde soy también profesor— tanto en los contenidos de las materias impartidas, como en cada graduación, se hace hincapié, a los dispuestos  a  pasar a  ser parte de los gremios de cada profesión, en la necesidad de tener ojos para  actuar  frente a los acuciantes problemas de la alteridad social.
 
Luego de la pieza musical, escrita  por A. Vivaldi, bien ejecutada por talentosos  estudiantes nuestros: el ingeniero José Medina y Casas, comenzó su discurso pronunciando la implacable frase de Mateo: “Todos seremos examinados de acuerdo a los talentos que hemos recibido.” Frase que cuando la escucho, sin remedio me hace pronunciar para mis adentros: “menos mal todavía no estamos en el día del juicio; pues, ¿qué irá a pasar con quienes llegaron tarde a la repartición de talentos?..  En fin, luego de la entrega de títulos y diplomas, el rector David Noel también dirigió sus propias palabras a los graduándose  en esta ceremonia. Palabras, entre las cuales, llamó de especial manera mi atención la siguiente frase: “El corrupto le lleva pan sucio a sus hijos.”
 
Al finalizar la graduación, recordé a muchos grandes personas que nunca se graduaron de alguna carrera universitaria y, no obstante, emitieron fundamentales discursos a graduados y/o graduándose. Entre ellos tenemos a Jesús, el de Nazaret, por ejemplo; Jesús quien  con un mensaje sencillo, por contundente,  dio cátedra a los graduados en la ley de Moisés. Y de estos últimos tiempos, tenemos al simpático genio Steve Jobs quien hizo reír en plena graduación a quienes tenían cara larga en la universidad de Stanford.
 
Amigos: ¡Gracias por ser tan universitarios, sean graduados o no!
 
Martín Mérida
 






jueves, 12 de diciembre de 2013

ELÉCTRICA, LA LUZ HIZO COMPLOT CON ALBERT EINSTEIN DURANTE LA FIL EN EL AUDITORIO 4 DE LA EXPO-GUADALAJARA*


Fue en la tarde del 3 de diciembre de 2013, cuando adentrados en la panza de esa hermosa ballena llamada Feria Internacional del Libro (FIL 2013) el apasionado y apacible Hanoch Gutfreund, presidente del Comité Académico de los Archivos de Albert Einstein en la Universidad Hebrea de Jerusalén, nos habló sobre los manuscritos y cartas de Albert Einstein. Y en una escala del lapso de esta conferencia (pronunciada con un acento bello del idioma inglés) se fue la luz justo cuando en términos sencillos se nos explicaba algo sobre la velocidad de esta flama misteriosa que nadie, hasta el día de hoy, podría jactarse de conocer a profundidad. Sí, se fue la luz eléctrica y, entonces, entre la oscuridad vi cómo Albert Einstein entraba al auditorio y, sin ambages, se posesionaba de la mirada del físico Hanoch Gutfreund.

Albert Einstein, venido de un más allá también desconocido hasta estos días, con la humildad de quien se sabe hijo del  cosmos, nos develó, entre otros asuntos, facetas del admirable año de 1905. Admirable debido a su tremenda producción científica; pues a fuer de no conseguir trabajo en ese tiempo (período de ocio fecundis; por supuesto) descubrió los científicos horizontes de revolucionar el curso de nuestra historia y que, si bien entendí, todavía seguirán revolucionándonos, pues el legado de Einstein tiene todavía mucha tela de donde cortar.

Es importante subrayar: Einstein fue un hombre desempleado durante largo tiempo, pues ninguna institución educativa estaba dispuesta a concederle trabajo cuando más lo necesitaba, pues ya tenía a un hijo para alimentar. No tenía trabajo y quizás por ello llegó a efectuar sus más admirables descubrimientos. Porque Einstein no era investigador universitario cuando  profundizó y sacó sus conclusiones más sobresalientes sobre cómo interactúa la luz con la materia. Aunque, siguiendo con esta perspectiva, cuando la universidad funciona como universidad, se transforma en estructura importante para respaldar a genios poetas y creadores en general. Dicho sea de paso, Einstein fue socio fundador de la Universidad Hebrea de Jerusalén y junto al poeta Najman Jaim Bialik, participó en la colocación de la primera piedra de tan importante centro de estudios. Pero, volviendo al tema del apagón: cuando la luz regresó, en el escenario de la conferencia, de pronto me percaté de una mujer la mar de bella. Mujer de hacerme recordar una anécdota, que circula en nuestro país, sobre una supuesta  respuesta por parte de Einstein a Marilyn Monroe quien le hizo una propuesta amorosa. Al respecto, cuando quise preguntarle sobre la veracidad de este episodio, nuestro genio ---de origen judío--- ni tardo ni perezoso había abandonado el escenario y, en su lugar, se encontraba el apasionado y apacible Hanoch Gutfreund, concediendo entrevistas. Así, cuando quise ver de nuevo a la bella mujer, aquí referida: ésta también se había marchado hacia algún espacio sideral.
 _____________________________________
*Mi escrito fue publicado por primera ocasión en la revista “El faro Cultural.”

lunes, 2 de diciembre de 2013

TIEMPO DE EXÁMENES FINALES


Si al cursar una materia se disfrutó del aprendizaje convirtiendo el salón de  clases en escenario de diálogo y debate que apasionan, queda justificado el examen. Porque no queremos jugar al tonto “estudiando” sólo con el propósito de pasar exámenes habiendo hecho del camino un viacrucis. O como dijera el pedagogo mexicano Ángel Díaz Barriga (1994): “Necesitamos recuperar el aula como espacio de reflexión, debate y conformación de pensamientos originales. Una vez logrado esto el problema del examen será totalmente secundario”.

Por consecuencia: felicito a mis estudiantes (porque en verdad se comportaron como estudiantes y no alumnos) por dignificar mi labor docente durante el camino universitario comprendido en el semestre agosto-diciembre de 2013,  en el Tecnológico de Monterrey, campus Guadalajara. Los felicito, claro, porque una vez más corroboro la gran verdad contenida en la frase: “En el camino se encuentra la llegada.”  
 
Martín Mérida.


_______________________________

Díaz Barriga, Ángel. (1994, mayo-agosto). Revista Iberoamericana de Educación
Número 5. Calidad de la Educación. Una polémica en relación al examen. Recuperado el 2 de diciembre de 2013, de http://www.rieoei.org/oeivirt/rie05a05.htm
 




 




 

 


 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

DOS POEMAS* PORQUE HOY, 20 DE NOVIEMBRE, ES DÍA UNIVERSAL DEL NIÑO.

NO SABE LEER LA HORA*


No sabe leer la hora
Y espera a que los viejos le digan:
«¡Puedes irte!..»

Tiene nueve años.
Y hace seis meses el fuego
ha comenzado a tragarlo
(aunque él sea el tragafuegos)
frente a la mirada chispeante
de los conductores.

No sabe leer la hora;
pero se siente relámpago,
a mitad de la calle,
donde le han tirado una moneda.

Tiene nueve años y, desde bebé,
es prisionero.


* * * * * * * * *


ALGUIEN DEBERÍA VENIR DESDE EL OTRO EXTREMO*


Alguien debería venir desde el otro extremo
a recomenzarlo todo.
Le gritaría tu nombre para hacerle recordar
toda esta aventura de no dejarte caer.
Porque existen los milagros —te lo dijo la abuela—
si se sabe mirar.
Alguien debería venir
no como Santa-Claus enviado por la tienda
que se olvidó de ti.


_____________________________________________________
*Mérida, Martín. (2011). “Los zapatos del niño guerrero.” La Zonámbula; Tec de Monterrey. Guadalajara, Jalisco, p. 41; 45.

sábado, 9 de noviembre de 2013

ALBERT CAMUS: ¿QUIÉN SE CANSARÍA DE CONTEMPLAR EL MAR?*

I

Más acá
el mar forja la rosa
mientras un atardecer escribe
Y ni siquiera Kant podría traducir sus páginas
Sin embargo uno a veces se pone a sufrir

Mientras escribo
Un viejo grita como buscando la lámpara de Aladino:
¡Tamales! ¡Tamalitos calientes! ¡Compre Tamales!

Albert
¿Quién se cansaría de contemplar el mar?

Afuera el rojo juega con las nubes
Pero hoy prefiero escribirte
El reverso apremia
Y pretende pisotear la luz

No es una desgracia la pobreza –insistes–
Y el sol viene a mí vuelto papalote
Y llevo su hilo como conducir mi cuerpo
Y lo insostenible se puede sostener
A pesar de la peste
De la tecnología de quienes no quieren ver

II

Existe el corazón
Lo siento cuando contemplo
Pero es necesario desnudarse
Hundirse en el mar
Olvidar horizontes
Para que el polvo
se convierta en sal

Albert
Hoy regresé del mar
Hoy sudo de mar
¿Hoy fue mi boda con la tierra?

III

Bastante pobres somos y necesitados de palabras
Más como tú sólo pretendo describir lo extraño
Y tampoco necesito nombrar a Dionisio
En el mundo de horizonte puñetero

IV

Albert
Como tú he visto el límite de pueblos devorados
Aunque no conozco Argel
Donde “se abre el cielo como herida”
Aquí
Aún hay hombres
Delfín
Serpiente
Maíz
Tigre
Elefante
Colibri
Águila
...
Que no se exhiben
como algunos hacen actos de fe

V

Albert
Mi cuerpo es cierto
Y se burla de la muerte
Porque siempre debe morir
Para ser mi cuerpo

VI

Hoy Sísifo reconoce la montaña
Hoy viven sombras
“Porque es necesario conocer la noche
Y levantar las rocas”

_____________________________________
Mérida, Martín. (1999). El milagro de tu voz distinta. Guadalajara, Jalisco, México: ITESO, pp. 95-98.

jueves, 5 de septiembre de 2013

JOVEN Y ALEGRE FILÓSOFO JORGE MANZANO

JOVEN Y ALEGRE FILÓSOFO JORGE MANZANO:


  que  te encuentras  filosofando con  la enfermedad  (de la que deseo pronto te restablezcas pues te necesitamos) allá en Villa María de Lomas Altas y,  por ello, va esta breve misiva.

En efecto, Jorge:

Quienes te conocemos  sabemos de tu  expresión vivida no sólo con palabras: “Dios siempre da regalos de primera clase”.  Al respecto, apoyándome en tu frase, afirmo: tú eres uno de los  regalos de parte de Dios. Por consecuencia, pido  al padre bueno te haga llegar este abrazo que traspase las barreras de los espacios. 

 Así sea.

Martín Mérida

 

lunes, 5 de agosto de 2013

CAMBIO DE SILLAS EN LOS SALONES DE CLASES DEL TEC DE MONTERREY, COMO INITIUM DE LO NUEVO.



El sentido de casa como metáfora, sobrepasa la mera construcción arquitectónica y  bien puede hacer referencia a los ideales de justicia y respeto para cuidarnos los unos a los otros. Debido a ello, más que por razones estéticas (que también cuentan) cambiar los muebles de manera oportuna cuando dejan de responder a la magnitud de la casa, es la mejor opción. Y si la casa alude al mundo universitario, pues está por demás recordar: lo topológico nunca debe condicionar lo pedagógico. En efecto, y en relación con lo aquí expuesto: al regresar de mis vacaciones vividas en Chiapas, experimenté alegría al constatar nuevas sillas en los salones de clases en el Tec de Monterrey, campus Guadalajara, mi lugar de trabajo (sillas dispuestas tanto a mejorar la comunicación, como para laborar con mayor fluidez en equipo). Así, mientras el antiguo mobiliario iba siendo desalojado: recordé el libro del filósofo latinoamericano Leonardo Boff: "El águila y la gallina. Una metáfora de la condición humana". Trotta, Madrid, 1998,  donde, entre otras preciosas consideraciones, establece un símil entre muebles y decorado con la moral, y la casa como ética (ethos) hasta llegar a considerar que  cuando muebles y decorado no compaginan con la casa, comienzan a convertirse en una molestia a quitarse para no vivir en permanente zozobra donde, gracias a lo anquilosado, se hace imposible respirar calidez y plenitud. Así, cuando la moral se vuelve vieja a fuer de actualizarnos estamos convocados a transformarla, para no convertirla en  torpe moralismo. Moralismo con su carga de consecuencias atentando contra la dignidad humana.

 

viernes, 2 de agosto de 2013

Curriculum Vitae breve de Martín Mérida


 

Martín Mérida
PROFESOR, POETA Y ESCRITOR.
 

Martín Mérida es profesor en el Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara; escenario donde combina su trabajo de poeta y escritor, con la impartición de cursos talleres y conferencias, en relación con las áreas de Filosofía, Ética, Literatura, Desarrollo Humano y Compromiso Social.

 
Desde hace un poco más de veinte años, se ha dedicado a la enseñanza dentro de la perspectiva humanística. Enseñanza donde la literatura, con memoria, tiene un papel fundamental. Y antes, dentro y fuera de esta línea del tiempo, ha tenido vivencias directas con comunidades marginales del país, razón ésta  por la que en sus siete libros que se le han editado, resuene la cuestión ética, política y social.
 
Es licenciado en lengua y literatura hispanoamericana por la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) y licenciado en filosofía con estudios de maestría en educación en la UNIVA y maestro en desarrollo humano por el ITESO. Debido a su interés por la filosofía, concluyó en este 20011 sus estudios de maestría en filosofía y ciencias sociales en el ITESO. Ha sido becario tanto del CONECULTA Chiapas como del CECA Jalisco. En 1999 obtuvo el premio nacional de poesía «UDM» y en agosto del 2003, ganó los XVII Juegos Florales Nacionales Amado Nervo. Ha publicado los siguientes libros de poesía: Donde convoca el alma (UNACH, 1996), El milagro de tu voz distinta (ITESO, 1999), La pasión según un hombre cualquiera (MANTIS EDITORES, 2002), El país de la mirada (UAN y LITERALIA EDITORES, 2003), El país de la mirada, (LITERALIA EDITORES, 2007. Segunda edición ilustrada), El viaje que no elegimos (LITERALIA EDITORES 2009), Los zapatos del niño guerrero (EDITORIAL LA ZONÁMBULA y TEC DE MONTERREY, 2011). En el 2005 su primera novela: El poeta y el niño de la piedra, fue publicada por el CECA, Jalisco. Martín Mérida, además de haber prologado varios libros de horizonte literario, ha sido incluido en varias antologías poéticas del país, también escribe artículos “desde donde le aprieta el zapato;” artículos aparecidos en revistas y periódicos de nivel nacional.
 
Porque la vida es ritmo que invita a  la reflexión, Martín Mérida es también maratonista y montañista.  
 
Para conocer más tanto su obra literaria como sus vivencias y reflexiones, tiene un blog y una página Web.
 
CURRICULUM VITAE, ENGLISH VERSION:
 
Martín Mérida
PROFESSOR, POET AND WRITER
           
Martín Mérida is a professor at the Technological Institute of Monterrey, Campus Guadalajara; where he combines his work as a poet and a writer; imparting courses, workshops, and conferences, related with the areas of Philosophy, Ethics, Literature, Human Development and Social Commitment.
 
For more than twenty years, he has dedicated his life to teaching in a humanistic perspective in which literature, with remembrance, has a fundamental role. And before, inside and out of this time line, he has had direct experiences with marginal communities in the country; therefore, topics such as ethics, politics and society have been strongly emphasized in his seven edited books.
He has a bachelor’s degree in Hispanoamerican Literature and Language in Autonomous University of Chiapas (UNACH); he also has a bachelor’s degree in Philosophy with a Master’s degree in teaching at UNIVA as well as a Master’s degree in Human Development at ITESO. Due to his interest in philosophy, he has concluded his Master’s degree study in Philosophy and Social Sciences this past 2011 at ITESO. He has received scholarships from CONECULTA Chiapas, and from CECA Jalisco. In 1999 he got the national poetry prize «UDM» and in august 2003, he won the XVII Amado Nervo National Floral Games. He has published the following books of poetry: Where the soul is call (UNACH, 1996), The miracle of your distant voice (ITESO, 1999), The passion by an ordinary man (MANTIS EDITORS, 2002), The country of the look (LITERALIA EDITORS, 2007. Second illustrated edition), The trip we didn’t choose (LITERALIA EDITORS 2009), The shoes of the Warrior child (LA ZONÁMBULA EDITORIAL and ITESM, 2011). In 2005 he released his first novel “The poet and the kid with a stone” which was published by CECA, Jalisco. Besides having prolonged many books of literary horizon, Martín Mérida has been included in many poetic anthologies of the country, he also writes articles “From where his shoe hurts” that have been shown in national magazines and Journals.
Because life is rhythm that invites you to think Martín Mérida is marathoner and mountaineer; about this and to know more his literary work, experiences and reflections, he has a blog and a web page.

jueves, 18 de julio de 2013

DE PRONTO ENTRE LAS NEREIDAS APARECIÓ UNA NIÑA DESCALZA.

 
Descalza la niña (develada en la fotografía que tomé en la noche del 13 de julio de 2013, en el centro de San Cristóbal de las Casas, Chiapas) camina mientras llueve y el clima ha descendido a 9 grados. No, en esta noche de lluvia, esa niña no sueña con un par de zapatos: su preocupación consiste en vender las muñequitas de trapo sostenidas para ganar parte del sustento de la familia. Más o menos cerca de donde se ubica,  tras aparadores de tiendas de “línea” lucen zapatos para deporte con  precios desvergonzados; mientras, desde el kiosco del parque central, la marimba llamada “Marimba del Kiosco de San Cristóbal” interpreta el danzón “Nereidas” (50 fueron las ninfas del mar –a decir de la mitología griega—que llevaron el nombre de Nereida) que a mi parecer comienza alegre para luego ponerse triste y por eso de niño prefería aquel que se llama “Almendras” que, según mi perspectiva, comienza triste, pero se va tornando alegre.
Lo sé: cuando aparezca otro adulto, la niña descalza le exclamará mientras muestra su mercancía de precio barato: Cómpralo...  ¡Míralo!.. ¡Está bonito!



lunes, 27 de mayo de 2013

LA PELÍCULA "UNA AVENTURA EXTRAORDINARIA: LA HISTORIA DE PI”, ME MOVIÓ EL PISO.

El viernes, 24 de mayo, mientras observaba el vuelo de la luz pasando por uno de los pasillos del Tecnológico de Monterrey, lugar donde laboro, me encontré al profesor Juan Allera a quien suelo nombrar como Arquitecto del Universo, pues es arquitecto de los geniales. En ese espacio, desde donde también se presentía la llegada eminente de la primera lluvia de mayo, platicamos un poco sobre algunas lecturas hechas de manera reciente. Siguiendo tal perspectiva, después de narrarle la sinopsis de la novela para niños “El ojo del lobo” (L'œil de loup) del escritor francés de origen marroquí Daniel Pennac (novela donde se entrecruza la mirada del lobo --el lobo azul-- con la de un niño, hasta hacerlos conscientes de estar circunstanciados por historias paralelas de migración forzada; violencia, soledad; etcétera) sin hacer referencia al final para persuadir al profesor a realizar esta lectura, y, sobre todo, omitiendo porqué la historia se llama “El ojo del lobo” y no “Los ojos del lobo,” también le compartí mis impresiones y, mientras realizaba esta acción, de pronto el profesor me dice: “Martín: ¿ya viste la película ”Una aventura extraordinaria: la historia de Pi”?.. Como mi respuesta fue negativa, el profesor después de resumirme gran parte del filme, añade: “¡Y el final en verdad es maravilloso!”
 

Al despedirme del profesor Juan Allera, el parecido que encuentro tanto en “El ojo del lobo” como en “Una aventura extraordinaria…” que promete un formidable final, me hace comenzar la búsqueda de esta última en formato para DVD. Así, habiendo pasado sólo un día de la recomendación, porque hoy es sábado 25 de mayo, me he lanzado a su consecución y, para ese efecto, me encuentro en Plaza del Sol, pero no la tienen ahí donde suelo comprar películas originales a buen precio; así que, mientras camino sin película, me hago la promesa de rentarla en el Blockbuster, cercano a mi vivienda, con la finalidad de verla en la noche. Pero: ¡Oh, prodigio!: al llegar al centro de la Plaza del Sol, observo muchas sillas desplegadas frente a una pantalla gigante con un letrero diciendo “Cine al aire libre." Decido, por consecuencia, aproximarme a la pantalla donde un muchacho se encuentra poniendo propaganda sobre las sillas y a quien no dudo en preguntarle sobre el nombre de la película a proyectarse. Por toda respuesta, de gentil manera el muchacho responde: Proyectaremos gratis “Una aventura extraordinaria: la historia de Pi.” Pero tenemos que esperar hasta que se oculte el sol.

 

Son las siete de la noche y el sol relumbra como si fueran las tres de la tarde, así que antes de decidir esperar el inicio de la película ansiada (en este espacio al aire libre) y encontrada de manera misteriosa, me apresuro a buscar un par de tenis en uno de los negocios de esta plaza en cuestión, pues haré la tradicional carrera anual del “Club deportivo San Javier” y me urge renovar mis zapatos para correr. Al regresar, son casi las ocho de la noche y el sol todavía insiste en proyectarse sobre la pantalla donde ya se percibe un 70% de sombra.



 
Mientras la luz solar se toma su tiempo de proyectar sus propias películas en otras pantallas lejanas a la instalada en Plaza del Sol, aprovecho para escribir mi vivencia del aquí y ahora, además de tomar fotos con la cámara de  mi teléfono celular ya que en esta ocasión no porto mi aparato fotográfico de costumbre. Claro, ahora que estamos a 26 de mayo, mientras traspaso estas letras de mi pequeña libreta a la computadora, me dan ganas de escribir sobre “Una aventura extraordinaria: la historia de Pi," pues me tiene lleno de asombro por su magnífico sentido de fe, genial conducción del director. Y una técnica fotográfica cuya poesía parece ser de otro mundo. Pero, a pesar de toda mi emoción acumulada al respecto, me aguantaré las ganas de escribir mis impresiones y reservaré esta acción para ejecutarla en otro momento. No obstante, adelanto esta breve reflexión: sospecho que atrás de cada ser humano hay una historia sublime para contar, sólo que muchos no se dan cuenta de ello. Sin embargo, si “cada uno elige su pasado,” como bien expresó el filósofo Jean-Paul Sartre, deseo optar por la historia donde lo inefable ha estado latente en mi vida.
 
Amigos: reciban un gran abrazo.